RSS

Hª ARTE EN ESPAÑA 1950-1957

Hª ARTE EN ESPAÑA 1950-1957
A partir de 1950 la mala situación de la economía española empezó a cambiar, tras comprobarse que la política autárquica era inviable. La producción conoció un lento y continuado crecimiento, se recuperó el nivel de producción, que hasta entonces había sido inferior al de 1935, y en mayo de 1952 se suprimió el racionamiento de los alimentos, mantenido desde el final de la Guerra.

Fue ésta una época de crucial importancia para la normalización cultural y artística de nuestro país, en la cual el Gobierno necesitaba dar muestras de apertura de cara al exterior. Así, en 1950 se llevó a cabo una reestructuración del mismo, que inició la primera fase del Plan de Desarrollo Industrial y puso en marcha una política de apoyo al arte y de acercamiento a los países latinoamericanos. Fruto de esta política fue la organización de las Bienales Hispanoamericanas, celebradas en Madrid (1951), La Habana (1953) y Barcelona (1955) y la concesión de becas a artistas españoles para estudiar en el extranjero.

La necesidad de renovar el arte español, cada vez más urgente, motivó en gran medida la aparición de dos agrupaciones que desarrollaron durante estos años una labor muy importante en este sentido: la Escuela de Altamira y el grupo Dau al set.

La Escuela de Altamira había surgido de la actividad llevada a cabo por el alemán Mathias Goeritz, que descubrió las Cuevas de Altamira en 1948. Goeritz se había instalado en España en 1944, relacionándose con los mexicanos Alejandro Rangel e Ida Prampolini y con los españoles Ricardo Gullón, Pablo Beltrán de Heredia y Ángel Ferrant.

La Escuela de Altamira estuvo promovida desde un principio a través del eje Madrid-Santander, integrado principalmente por Mathias Goeritz, Ricardo Gullón, Luis Felipe Vivanco, Lafuente Ferrari, Alberto Sartoris, Ángel Ferrant, Wili Baumeister, Pancho Cossío y Pablo Beltrán de Heredia. Además, contaron con el apoyo de Eduardo Westerdahl, en Sta. Cruz de Tenerife, y el de Sebastián Gasch y Rafael Santos Torroella, en Barcelona.

La necesidad de respaldar y dar a conocer las últimas tendencias del arte español, que, en definitiva, había sido la razón principal por la cual se había formado la escuela de Altamira, motivó que en 1949 y 1950 organizase los encuentros artísticos celebrados en Santillana del Mar, donde se plantearon temas referentes al arte contemporáneo, como el problema de la abstracción.

La Escuela de Altamira también supuso un elemento aglutinador de los esfuerzos que en España se habían llevado a cabo a la hora de difundir el arte de vanguardia; no sólo porque muchos de los fundadores de la Escuela, como Ricardo Gullón, Pablo Beltrán de Heredia, José Llorens Artigas y Rafael Santos Torroella, formaron parte también de la Academia Breve de Crítica de Arte, sino porque en cierto modo supuso un puente entre la vanguardia española que había empezado a gestarse antes de la guerra y las nuevas tendencias que empezaban a surgir, ya que también aglutinó a artistas de talante renovador formados antes de la Guerra, como es el caso de Ángel Ferrant, que había formado parte de la Sociedad de Artistas Ibéricos.

Entre los artistas que durante esta época trabajaron en el campo de la investigación plástica se encontraban los componentes de Dau al set: los escritores Joan Ponç, Joan Brossa y Arnau Puig, los pintores Tàpies, Cuixart y Tharrats, y los críticos de arte Eduardo Cirlot y René Metrás.

Dau al set se formó con la intención de conectar la vanguardia internacional con la que había surgido en Cataluña antes de la Guerra Civil.

De esta manera recuperó las huellas dejadas por la galería Dalmau y la revista 391, fundada y dirigida por Francis Picabia, partiendo de movimientos como el dadaísmo, el surrealismo o el existencialismo y de las propuestas plásticas de artistas como Max Ernst, Wassily Kandinsky, Joan Miró, Paul Klee, etc.

La revista Dau al set apareció por primera vez en 1948. En ella fueron publicados poemas y dibujos, no sólo de los componentes del grupo, sino también de otros artistas como Josep Guinovart, Rafael Santos Torroella, Ángel Ferrant, Mathias Goeritz, etc.

Si bien los miembros del grupo habían participado ya en diferentes exposiciones colectivas, como el VII Salón de los Once (1949) o la Semana de Arte de Santillana del Mar (1950), no participaron al completo hasta la exposición celebrada en 1951 en la Sala Caralt.

Al igual que la aparición de la Escuela de Altamira y el Grupo Dau al Set, también contribuyó a la normalización artística la celebración de los Salones de Octubre, dirigidos por Juan Antonio Gaya Nuño y celebrados en Barcelona entre 1948 y 1957 y los Salones de los Once, dirigidos por Eugenio D´Ors y celebrados entre 1943 y 1953 en Madrid; pero el desarrollo del mercado del arte era todavía muy lento, y los gustos academicistas seguían teniendo una total vigencia:

Mientras en la “Primera Bienal Hispanoamericana” de 1951., en las Exposiciones Nacionales de 1950 y 1952 predominaban las obras de figuración realista al servicio de temas tradicionales, como bodegones, paisajes y retratos, reservándose las vivencias más ideologizadas para los asuntos religiosos, los épicos, los costumbristas o los intimistas.

A partir de 1953, España fue normalizando su situación internacional, hecho que se vería consumado con el ingreso en la ONU dos años más tarde. Este año, el Gobierno de Franco había firmado el Concordato con la Santa Sede y el Acuerdo con los Estados Unidos, mediante el cual obtenían éstos el uso de cuatro bases militares en España, a cambio de una importante contribución económica. De esta manera, el país conseguía salir del aislamiento y se incorporaba definitivamente al bloque occidental.

Coincidiendo con estos acontecimientos tuvo lugar la Exposición Internacional de Arte Abstracto, celebrada en Santander durante el verano de 1953, con motivo del I Congreso de Arte Abstracto, que reunió a teóricos y artistas en torno al que a partir de entonces se convertiría en el principal debate del arte español: la legitimidad del arte no figurativo.

Entre los asistentes al congreso se encontraban Camón Aznar, Figuerola Ferreti, Escrivá, Gaya Nuño, Cirici Pellicer, Oteiza, Sebastián Gasch, Propovici y Vivanco, entre otros

Aunque no se puede hablar de un cambio repentino con respecto a la época anterior, los primeros síntomas de la renovación en el campo del arte comenzaban a hacerse patentes.

El final del bloqueo decretado por la ONU propició un aumento de la información que llegaba a España desde el exterior y se llevaron a cabo las primeras muestras de arte contemporáneo internacional.
De esta manera se celebraron las exposiciones tituladas Tendencias recientes de la Pintura Francesa (1954) Pintura Italiana Contemporánea (1955), El arte moderno en los Estados Unidos (1955).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
LUCES Y SOMBRAS

HOMENAJE A JOSEFINA MANRESA Y A TODAS LAS MUJERES OLVIDADAS Y REPRESALIADAS DEL FRANQUISMO

MAYO NEGRO 2015

Dirigidas por Mariano Sanchez Soler y F. J. Ortiz, XI jornadas literarias y cinematográficas abiertas a todas las personas interesadas.

pintores alicantinos

Just another WordPress.com site

Xaramita's Weblog

Just another WordPress.com weblog

LUCES Y SOMBRAS

HOMENAJE A JOSEFINA MANRESA Y A TODAS LAS MUJERES OLVIDADAS Y REPRESALIADAS DEL FRANQUISMO

MAYO NEGRO 2015

Dirigidas por Mariano Sanchez Soler y F. J. Ortiz, XI jornadas literarias y cinematográficas abiertas a todas las personas interesadas.

pintores alicantinos

Just another WordPress.com site

Xaramita's Weblog

Just another WordPress.com weblog

LUCES Y SOMBRAS

HOMENAJE A JOSEFINA MANRESA Y A TODAS LAS MUJERES OLVIDADAS Y REPRESALIADAS DEL FRANQUISMO

MAYO NEGRO 2015

Dirigidas por Mariano Sanchez Soler y F. J. Ortiz, XI jornadas literarias y cinematográficas abiertas a todas las personas interesadas.

pintores alicantinos

Just another WordPress.com site

Xaramita's Weblog

Just another WordPress.com weblog

A %d blogueros les gusta esto: